Publicidad

Proyección de estanflación en Argentina en 2014

VN:F [1.9.22_1171]
¿Que te parecio el articulo?
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Las medidas del nuevo equipo a cargo del la economía del país que representa al Gobiernos sirvieron para descomprimir el mercado cambiario, pero esto puede traer aparejados costos que pueden ser muy altos.

La semana próxima, el nuevo equipo económico cumplirá tres meses de gestión. En este corto lapso lograron cambiar el rumbo de la economía local y generar un nuevo escenario donde se dejan ver como primeros actores la recesión, la inflación y la penuria por la falta de divisas.

El 20 de noviembre de 2013 juraron nuevos ministros, entre los cuales estaba el actual Ministro de Economía, Axel Kicillof, que junto con el flamante titular del BCRA, Juan Carlos Fábrega, tendría la difícil misión de ordenar en lo posible un esquema económico que hacía naufragaba básicamente por dos grandes rumbos: la inflación y la pérdida de divisas. Todo bajo la atenta mirada y supervisión del también nuevo Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

Las primeras decisiones fueron bien tomadas por los agentes económicos y por el público en general. Sin embargo, al poco tiempo los precios seguían subiendo y el valor del dólar y las reservas tomaban caminos perfectamente divergentes, uno subía y las otras bajaban.

En diciembre, en medio de los cortes de luz, calores en torno a los 40 grados y un clima social tenso, los precios fueron virtualmente liberados para poder controlarlo mejor a partir del año que se venía. A mediados de enero, la estrategia oficial de ajustar se chocó muy fuerte con la realidad. La brecha entre el dólar blue y el oficial llegó al 70 por ciento y los dólares salían sin freno de las reservas.

El lunes 20 y el martes 21 de enero, el mercado cambiario se convulsionó: el BCRA dejaba de lado la devaluación homeopática y permitió un salto de 1,2 pesos en el precio del dólar oficial, que, de ese modo, quedó en la zona de los 8 pesos. Al mismo tiempo, las tasas de interés que abona el Banco Central por sus papeles de deuda comenzaban a subir hasta ubicarse, como actualmente, en los márgenes del 30 por ciento. Los precios volaron y durante una semana nadie se sentía seguro de nada, la inestabilidad arrasó con todos. Las reservas comenzaron a recomponerse muy despacio y el dólar sintió el efecto del golpe. El costo de esto fue básicamente la caída en el nivel de actividad y más inflación, según los especialistas.

Devaluación de apuro “El Gobierno actuó urgido por la realidad, sobre todo la financiera y cambiaría. Así devaluó, subió la tasa y busca abrir puertas en el exterior. Sin embargo, no se trata de un programa antiinflacionario, que sería lo realmente necesario. Faltan las políticas monetarias y fiscales. Y todavía falta saber qué sucederá con las paritarias, ya que sólo con la inflación oficial de enero habría que pensar en reclamos salariales en torno al 30 por ciento. Nosotros creemos que el resultado final será un escenario con recesión. ¿Cuánto? Difícil saberlo. Dependerá del cuadro fiscal, el salarial y de la vocación antiinflacionaria, ya que las medidas adoptadas hasta ahora impactan en los precios y en la producción de manera inversa”, opinó Dante Sica (titular de abeceb.com y ex secretario de Industria de la Nación)

Rodrigo Alvarez, de la consultora Analytica, afirmó que “el Gobierno ya usó la bala de plata y me parece que este equipo no puede restaurar la confianza”. Además agrega que hay “falta de capacidad para aclarar el frente financiero y las reservas no se recuperan de las fuertes caídas previas. Hasta ahora puede decirse que se gana tiempo mientras los precios relativos se acomodan a un nuevo equilibrio. Entramos en una etapa de estancamiento y vamos a un pronóstico de recesión. En un par de meses hubo una devaluación del 20 por ciento sin ajustes en materia inflacionaria. Y esto es importante porque con los niveles de aumentos que registra el propio Gobierno, en un par de meses se habrá perdido el colchón inflacionario y mantener el dólar a 8 pesos sería muy gravoso”. Alvarez termina diciendo que “ya hay ajustes en el nivel de actividad, las automotrices y los electrodomésticos, por ejemplo, y se está encareciendo mucho el giro comercial por la suba de tasas. Por otro lado, estamos con precios nuevos y sueldos viejos y las paritarias van a reflejar el rebrote inflacionario que, para este año, yo calculo en un 40 por ciento”.

Luciano Cohan, jefe de la consultora Elypsis y economista, sostiene que “hasta enero, teníamos un escenario de crecimiento mediocre y de suba de la inflación no muy severa, sin escenarios de crisis de ningún tipo. Pero la devaluación de enero acercó dos escenarios binarios y muy diferentes. En el escenario optimista, la caída del Producto podría ser de entre 1 a dos puntos. Se trataría de un ajuste tradicional, que incluye caída en los salarios reales, menor inflación y mayor saldo comercial, entre otros detalles. El escenario pesimista implica una espiralización de la inflación y caída de reservas con un pronóstico abierto. En este caso, la caída del PBI sería de 3 o 4 puntos. Pensamos que después de la intervención ‘silenciosa’ del Banco Central, que hace un ajuste de manual, se alejó el escenario de crisis máxima”.

Desde el Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano, Victor Beker titula su informe de coyuntura como “Estanflación a la vista” . Y lo fundamenta con la aceleración de la inflación por encima del 30 por ciento en el año y con tendencia a acelerarse, el desmadre del déficit fiscal, la devaluación del dólar oficial sin un plan integral contra la inflación, la caída en los indicadores de la actividad económica y la falta de certezas en las negociaciones salariales. En concusión, “alta inflación y estancamiento o caída en el nivel de actividad parecen ser las perspectivas para 2014”.

El concepto de ESTANFLACIÓN no es nuevo aunque para muchos será la primera vez que lo escuchan o lo leen, se refiere al momento de la economía de un país, que ya se encuentra dentro de una situación inflacionaria, se estanca y el ritmo de inflación no para. ¿Cómo saber si esta es la situación de un país? La forma de determinar que un país se encuentra en esta situación es cuando su Producto Bruto Interno presenta un decrecimiento durante dos trimestres seguidos. De suceder esto, el país entra en RECESIÓN.

¿Qué es la recesión?

El concepto se usa frecuentemente en el ámbito de la economía para hacer mención a la depresión de las actividades económicas. La recesión suele implicar la caída del consumo y de la producción de bienes. La inversión también retrocede y el desempleo aumenta. El espiral descendente de la actividad económica exhibe fenómenos interrelacionados: al caer consumo, cae la producción y las empresas, en consecuencia, despiden trabajadores y aumenta el desempleo.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Publicidad

One response to “Proyección de estanflación en Argentina en 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *